Vivimos en un entorno de grandísima incertidumbre, donde la normativa, sobre todo en materia laboral y de prevención de la salud, está cambiando cada semana. Por ello, desde un punto de vista económico, lo más importante para las empresas alcarreñas en su vuelta a la actividad en esta fase de desescalada dentro de la pandemia mundial del COVID-19 es que se sientan informadas y que pregunten cómo afecta cada cambio regulatorio a su negocio. Lanzarse de nuevo a levantar el cierre sin información o sin conocimiento es una temeridad en estos momentos de nueva normalidad. Preguntar es algo muy sencillo, no hay que dejarse llevar por todo lo que digan Internet y los medios de comunicación, y, sobre todo, hay que asesorarse con buenos profesionales. No solamente de asesorías y despachos, sino también de cualquier técnico especializado en su sector de referencia.

No en vano, el principal consejo que, humildemente, yo le puedo dar a las empresas de Guadalajara es que tengan controlada y optimizada su estructura de costes. Si no sabemos cómo va a evolucionar el consumo es igual de necesario saber cuánto dinero nos gastamos cada mes en cada concepto y aseguramos que podemos sobrevivir a nuestros costes fijos. El mejor consejo posible es confiar en el buen trabajo previo hecho hasta la fecha y saber que pueden seguir trabajando y mostrando esa confianza a sus vecinos.

Hay que apostar por las empresas de Guadalajara

Por todo ello, es necesario apostar por lo que hacen las empresas de Guadalajara, ya que hay muchísimo talento y con esta menor movilidad, muchos clientes que antes acudían a otras localidades como Alcalá o Madrid, verán que tienen negocios, comercios y profesionales a la vuelta de la esquina que no conocían y que pueden darle el mismo o mejor servicio y producto que el que estaban consumiendo hasta la fecha. Los clientes buscan un producto de calidad cerca de casa, una atención cercana y detallista, y sobre todo a alguien en quien confiar, una palabra amiga, una sonrisa, un gracias-vuelva-pronto. Ante la actual crisis pandémica y económica, que traerá consigo un retroceso en la globalización, es necesario confiar otra vez en el negocio de proximidad. El cliente de Guadalajara es agradecido y sabe que su primera opción es consumir en Guadalajara en estos momentos.

De hecho, todos los consumidores guadalajareños debemos apostar por las empresas de nuestra provincia. En este ámbito de incertidumbre en el que en cuestión de días o de semanas se puede cambiar la movilidad drásticamente y cerrar muchos canales de venta, así como que se creen muchas dudas sobre cuándo podremos ver a esas personas que tenemos cerca, uno de los pequeños consuelos que nos quedan es que la tienda, el negocio, el comerciante y el pequeño empresario con el que compartimos acera puede seguir vendiendo como si no hubiera pasado nada. Una vez superada la crisis sanitaria habrá una crisis económica y social en la que, una vez más, la principal consecuencia será una destrucción de empleo muy importante. Si apostamos por las empresas de nuestro entorno estamos apostando por mantener una parte del empleo local, el cual es bueno proteger en el corto y medio plazo. ¿Cómo puede protegerse ese empleo? Realizando una parte muy importante de las compras en Guadalajara.

Por último, Guadalajara, de un tiempo a esta parte y no únicamente por el impacto del coronavirus, viene con paso lento pero seguro, apostando por la digitalización de los negocios y una ampliación de los canales de venta. Es bastante fácil ver como las tiendas de toda la vida crean sus plataformas de venta online. Además, se sigue apostando por un trato directo con el cliente gracias a ofrecer más canales de contacto con el consumidor, desde redes sociales a plataformas de comunicación directa vía móvil. Si un cliente se siente cómodo, cuidado y tiene un precio justo, entendido como el valor añadido de su compra, se verá fidelizado para volver a repetir esa compra y recomendar a esa empresa a su núcleo de influencia, familiares y amigos. Podemos ser moderadamente optimistas de cara al futuro. La pandemia del COVID-19 ha generado muchas incertidumbres que todavía no se han resuelto, pero el consumidor va a seguir comprando y consumiendo. Guadalajara y sus comercios y empresas están preparados y ansiosos para poder abrir sus puertas y dar su mejor cara. La realidad es tozuda, pero el esfuerzo debe ser colectivo.

 

José Miguel Peñas de Pablo

Servicios Reunidos Peñas

 

¡Descubre más artículos de interés en nuestro blog!

Puedes leer más artículos interesantes en la zona de blog de Compraenguada.es

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies